Posteado por: chuty | julio 9, 2018

Solo una cerilla

Parece que en nuestro entorno galáctico no hay ninguna civilización avanzada emitiendo en ondas de radio, llevamos apenas unas décadas escuchando y de momento el vacío del espacio parece desierto de vida y de inteligencia alienígena.

Cuando nos miramos a nosotros mismos como civilización tecnológica, debemos ser conscientes de lo joven que es nuestra condición y de lo difícil que ha resultado a la humanidad dar el salto tecnológico. Puede parecer que alcanzar los conocimientos es suficiente para dar ese paso pero todo gira realmente en torno a la energía disponible.

Hasta que la humanidad no descubrió cómo extraer y utilizar el carbón, no se dio el inicio de la revolución industrial. Esa fuente de energía fácil y asequible fue la que propició la máquina de vapor, las industrias mecanizadas y la producción de acero, algo impensable con los combustibles de la antigüedad, la madera y el aceite vegetal jamás nos habría traído a un desarrollo industrial que luego dio su segundo salto, con el descubrimiento del petróleo, que por entonces manaba del suelo y era sencillo de extraer.

Hoy en día mantenemos la llama de la civilización con energías de tercer orden, que implican numerosas tecnologías adquiridas en las revoluciones anteriores y que nos llevarán a poder prescindir del carbón y el petróleo en el futuro.

Pensando en otros planetas habitados por seres inteligentes, me pregunto si encontrarán en algún momento una fuente de energía abundante y asequible para encender la chispa del progreso tecnológico, dar ese salto no es fruto de una casualidad, el antiguo imperio romano jamás lo habría logrado quemando madera como única fuente de energía.

Podemos pensar que con energías alternativas se podría encender una revolución tecnológica pero sin acceso a los materiales adecuados, la electricidad es inviable por si sola, hace falta petróleo para extraer cobre y refinarlo, para producir bobinas que hagan que los aerogeneradores enciendan las bombillas.

De igual manera podemos pensar que la humanidad tendría muy difícil volver a encender el motor tecnológico si de alguna forma se detuviera nuestro progreso. Después de una catástrofe global o una guerra planetaria que mermara nuestro dominio de la energía se podría dar el caso de que la tierra no tuviese fuentes energéticas a mano, para volver a poner en marcha por segunda vez el progreso que nos lleve a la tecnología. Hoy el carbón y el petróleo son ya mucho más difíciles de extraer pues todo el combustible fósil que estaba en la superficie ya ha sido quemado.

Sin la chispa de los combustibles fósiles es imposible encender centrales nucleares, producir y explotar las energías alternativas o extraer esos mismos combustibles del fondo de la tierra.

La tecnología se ha dado en la tierra como una caja de cerillas con un solo fósforo que ha encendido una hoguera que no se puede apagar y que debe progresar sin interrupciones pues no tendríamos acceso a una segunda oportunidad.

Realmente nuestra civilización es fruto de una energía potencial acumulada durante millones de años en nuestro planeta, que nos tiene que llevar a descubrir lo antes posible nuevas formas de mantener encendida la hoguera, antes de que se agote del todo los combustibles fósiles y tengamos que volver a la Edad Media.

civilizacion-futurista-vision-4

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: