Posteado por: chuty | marzo 31, 2020

Girolamo Savonarola

El monje dominico cabreado, predicaba desde el púlpito de San Marcos de Florencia y creía que lo hacía dando voz a Jesucristo, sus largos sermones de hasta tres horas, no dejaban a nadie indiferente.
Girolamo Maria Francesco Matteo Savonarola, inventò la hoguera de las vanidades, Una fogata en medio de la plaza de la Señoría donde exhortaba a la gente a arrojar los objetos preciados, libros y obras de arte que representaban el putrefacto lujo en el que la sociedad de la época se había dejado adormecer. Predicó contra los placeres y la depravación de los poderosos y la corrupción de la iglesia.
Señalaba a los poderosos sodomitas desde el altar en especial a la familia Médici y atacó directamente al papa Alejandro VI ganándose la fama por un lado pero también la condena de los poderosos.

Savonarola atacó a los Borgia acusándolos de pecadores y de incestuosos, llegó a provocar de tal manera a los poderosos que el papa amenazó a todos los florentinos con la pena de entredicho que consistía en prohibir los sacramentos para todos los ciudadanos. Estas amenazas provocaron el terror entre el pueblo y llevó muy pronto a la excomunión de Savonarola, pero el monje se lo paso por los cojones y subió al púlpito nuevamente para demostrar su indiferencia al poder y arremetió con más fuerza contra  la corte de Roma.
Escribió cartas a todos los monarcas de la cristiandad asegurando que el papa era un impostor blasfemo y corrupto, generando un cisma de la leche que más tarde acabaría con el papa Alejandro VI.
Exaltado el monje dominico afirmó su poder divino para realizar milagros y fue retado por los franciscanos a demostrarlo caminando sobre el fuego delante de sus admiradores. Cuando todos los preparativos para semejante espectáculo estaban dispuestos en la plaza repleta de público, los protagonistas se rajaron y el pueblo enfurecido se cabreó con el monje.

Sus enemigos asaltaron el convento de San Marcos y Savonarola intentó resistir con las armas pero finalmente fue arrestado y encerrado en una celda del palacio del gobierno donde le torturaron hasta que confesó haber inventado sus profecías.

El proceso, como no, terminó con sentencia de muerte, pronunciada contra Savonarola, y dos curas más. A los sentenciados se les despojó de sus dignidades eclesiásticas, como herejes, cismáticos y apestados de la Santa Sede, y luego fueron ahorcados, antes de ser quemados en la hoguera. Savonarola fue acuchillado por un familiar de los Médici.
Al día siguiente se limpiaron las cenizas de la hoguera y para que los partidarios de Savonarola no pudieran recoger ninguna reliquia, se derramaron al río Arno.

Beato Jerónimo Savonarola


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: